Vi la película Odette, Una historia sobre la Felicidad de Eric- Emmanuel Schmitt.

Y quería contaros una historia sobre mi y mi admiración hacia el Sr. Schmitt.
En año 2004 en el diario La Vanguardia, tienen una sección que me encanta que es la contra de la Vanguardia, donde hacen entrevistas a personajes diversos.

Eric-Emmanuel Schmitt (Lyon, 28 de marzo de 1960) es un escritor y dramaturgo francés.
Ha escrito varias obras de teatro, ensayo, novelas y una película “Odette, Una historia de Felicidad”. Bueno de una de sus novelas “El señor Ibrahim y las flores del Corán” (2001), la adaptadon al cine con el mismo título en 2003. Aquí os dejo el link a su página web oficial. Clic aquí.
Pues lo que os contaba, estaba leyendo ese día la entrevista y me impacto las respuestas publicadas del personaje citado. Os transcribo la parte que me dejó huella:

 

Pregunta:Y sus libros serían los lingotes… Pero usted me decía que se aprende de la vida…
Respuesta: – Yo he aprendido a no rechazar nada: la vida puede arrebatarte al ser más amado, !pero puedes transformar esa inmensa tristeza en gozo! Lo que no te destruye, te refuerza.
Pregunta:¿Alude a la muerte de su esposa…?
Respuesta: – Dejémoslo. Quédese con esto: el dolor, el sufrimiento… ¡no los rechace, intégrelos! He llegado a esta sabiduría: no rechazo nada, lo integro todo. La felicidad no es la ausencia de dolor, sino integración del dolor.

Para leer el artículo entero clic aquí (La Vanguardia, 19 de noviembre de 2004, página 80)

No se si os ha impactado o no, pero a mi a lo largo de estos años, me vienen a menudo a la cabeza esta palabras, me hacen reflexionar, siento que hay Verdad en ellas !

De la película contaros que es una comedia agradable, positiva, y lo que me impactó es una frase que dice el protagonista:

La gente busca la felicidad donde no la puede encontrar. Para ser feliz antes hay que conocerse y sobretodo aceptarse.

Os animo a verla y a conocer más a su autor !

Si te ha servido o lo has encontrado útil, o simplemente te a gustado, salúdame por los comentarios. Lo agradezco más de lo que piensas, ;) Gracias.
Marina Salvador