LA TALLA NO IMPORTA, LA FORMA SÍ.

Para lucir una prenda y sentirse estupenda no hace falta tener un peso o una medida determinada; lo que es importante es conocer la forma de nuestro cuerpo.

La forma o silueta de nuestro cuerpo siempre será la misma. De hecho, nacemos con ella y tanto si perdemos o ganamos peso o si somos muy altos o menos altos, siempre nos acompañará.

Lo natural siempre es bello y el gusto personal siempre debe primar. Pero es cierto que elegir  lo que te favorece siempre te hará sentir cómoda. La ropa sigue lineas rectas que dan a las prendas una forma estructurada y rígida o linea curvas, que les dan una forma más amoldable que suele seguir las curvas del cuerpo.

Lo que es importante es fijarse y reconocer tus atractivos, lucirlos y si tu quieres, disimular las partes de tu cuerpo que no te hacen tan contenta. El objetivo es que conozcas tu forma, la veas de modo positivo y saques el máximo partido a lo que la naturaleza te ha dado. No olvides que tu personalidad es lo que acaba creando tu imagen, es tu estilo.

Para saber qué silueta tienes, ponte delante de un espejo y obsérvate. El punto de partida debería ser observar si tus hombros y tus caderas están alineados. Según nuestra forma, podemos clasificar el cuerpo de la mujer entre varios tipos. Una vez conocemos nuestra forma, podemos saber qué tipo de prendas y qué tejidos nos quedarán mejor. No se trata de intentar esconder nuestros defectos, se trata de potenciar nuestros puntos fuertes.

RELOJ DE ARENA

Tienes los hombros en linea con la cadera y la cintura definida. Podemos decir que tienes un cuerpo equilibrado e ideal. Siendo así, no es necesario que las prendas equilibren tus formas, sencillamente deja que sigan tus curvas naturales.

  • Luce el cuerpo con prendas que te marquen la cintura, que te realcen el busto y destaquen tus caderas y nalgas.
  • Evita llevar prendas que oculten las lineas de tu cuerpo, hay que estar orgullosa de estas curvas.
  • Evita las túnicas rectas, las chaquetas rectas o los jerséis demasiado anchos. Demasiadas prendas superpuestas en la parte superior de tu cuerpo también desequilibrarán tu silueta.
  • ROPA: Chaquetas entalladas de cintura definida, blusas entalladas y cruzadas, faldas rectas, de piezas, al bies, mejor con cinturilla y pinzas en caderas y nalgas. Todos los pantalones con cinturilla arriba mejor. Vestidos entallados o con cinturón, así como los vestidos cruzados. Para la ropa de baño o interior, casi puedes llevar cualquier forma si tus proporciones son equilibradas.
  • TELAS: Elige las que sean de peso y textura ligera para que sigan las curvas de tu cuerpo como el algodón, lino, seda o punto y poliéster.
  • ESTAMPADOS: Como existe equilibrio entre la parte superior e inferior puedes llevar la mayoría: rayas, abstractos, cuadros, florales, lunares, etc.

En caso de tener bastante pecho, que quedaría un efecto de guitarra, es prácticamente lo mismo. Sólo evita los estampados demasiado geométricos.

TRIÁNGULO

¡Qué bien! Tienes lo que se llama forma de pera y puedes dirigir la atención a la parte superior de tu cuerpo. Tus hombros son más estrechos que tus caderas. Busca prendas que realcen tu busto para armonizar la silueta.

  • Tus chaquetas o blusas no deben terminar en el punto más ancho de tus caderas o nalgas. Utiliza prendas estructuradas en los hombros con líneas y formas sinuosas.
  • Superponer prendas en la parte superior desvía la mirada hacia ellas.
  • Evita pantalones tejanos con demasiados bolsillos, prendas superiores ajustadas solas, o toda prenda que termine en tu punto más ancho.
  • Si tienes mucho pecho y forma de cuerpo de triángulo, busca prendas que realcen tus caderas pero que no centren el volumen en la parte del pecho con demasiados estampados o pliegues.

ROPA: Chaquetas con detalles, cuellos, bolsillos con botonadura sencilla o doble pero que no sean muy largas. Blusas o camisas estampadas, a rayas o dos piezas. Siempre te quedará bien un escote tipo barco o halter. En la parte inferior del cuerpo es bueno buscar prendas que tengan una forma lineal para suavizar y que no sean demasiado ajustadas. Faldas mejor de líneas simples. Los pantalones pueden ser acampanados si tienes las piernas largas o pata de elefante. Abrigos de hombros rectos o cuellos amplios. Para la ropa interior o baño evita los que tengan demasiados elementos debajo de la cintura.

TELAS: En la mitad superior usa tejidos con cuerpo o ligeras o de peso medio superpuestas, que añadan volumen. Van bien todos los tejidos de lana o telas más firmes. En la parte inferior del cuerpo, usa telas suaves y amoldables como la seda, el crep de lana o el punto.

ESTAMPADOS: Todos son ideales para la mitad superior para crear atención en ese punto. Por contra, busca colores lisos en la mitad inferior y evita estampados y cuadros grandes.

TRIÁNGULO INVERTIDO

¡Qué suerte! Tienes unos hombros espléndidos; las prendas sin espalda están hechas para ti. Es cuando tus hombros son más anchos que tus caderas. Sólo tienes que buscar el equilibrio entre tu parte inferior y superior para realzar caderas y nalgas.

  • Procura crear detalles mínimos en los hombros, la sencillez en este punto es tu fuerte. Así, siempre te quedarán mejor lineas redondeadas y sinuosas en los hombros, poco estructuradas.
  • Evita las hombreras, los cortes al bies o los volantes en la parte superior de tu cuerpo.

ROPA: Chaquetas con líneas sinuosas o redondeadas y bolsillos marcados; camisas de lineas simples. Faldas rectas, plisadas, con volantes o de piezas. Vestidos de lineas rectas o amplios o con volantes en la parte inferior. Los abrigos también de lineas rectas pero con algo de cintura. Lo mejor para tu ropa de baño o interior serán aquellas prendas que te dejen la espalda al aire o con cuello cuadrado, con detalles en las caderas. Evita los estampados florales. Dos colores diferentes en las piezas de baño te quedarán muy bien. En este caso las prendas que den volumen y amplitud a la cadera siempre crearán un buen efecto visual.

TELAS: Para la parte superior, tejidos con poco cuerpo y peso mejor, los demasiado rígidos pueden crear ángulos que potencien la forma del triángulo invertido. En la parte inferior puedes usar tejidos con cuerpo y grosor y si son tejidos finos busca el volumen.

ESTAMPADOS: Los estampados geométricos te quedarán muy bien: rayas (verticales en la parte superior), cuadros (mejor el pequeño), figuras simples o lunares. Siempre te quedarán mejor los estampados pequeños y con colores armónicos.

COLUMNA o RECTÁNGULO:

¡Perfecto! Tienes lo que se pide en la pasarela. Esto te permitirá jugar mucho con las prendas y añadir volumen tanto en la parte superior o inferior para crear curvas. Es cuando tus caderas están en línea con tus hombros, pero sin tener la cintura demasiado definida.

  • Destaca tus caderas y nalgas así como tu busto.
  • Las prendas superpuestas siempre te favorecerán.
  • Evita prendas demasiado ceñidas al cuerpo o faldas grandes y fruncidas. las telas demasiado suaves y vaporosas no permitirán que se vea tu figura.

ROPA: Chaquetas entalladas con detalles o bolsillos y por encima de las caderas. Las camisas con texturas, superpuestas y estampadas te quedarán genial. Las faldas acampanadas, evasés o plisadas te quedarán perfectas. Busca pantalones con corte femenino y con bolsillo. Los vestidos con pinzas y detalles te sentarán muy bien. Los abrigos sin duda, entallados. Para la ropa de baño o interior elige escote o formas que marquen una V. Los biquinis o ropa interior com estampado te quedaran muy bien.

TELAS: Las texturas que puedas superponer serán ideales para ti: algodones y lino, lana fría tweeds ligeros, telas arrugadas o texturas medio ligeras. Si tienes el pecho grande busca telas más suaves. No te favorecerán los tejidos rígidos ni demasiado gruesos.

ESTAMPADOS: Lo más habitual en este tipo de figura es no tener mucho pecho. Si tienes pecho, busca rayas verticales, con poco pecho rayas horizontales. Los estampados de cuadros o geométricos te quedarán genial si no crean grandes contrastes de color así como los florales discretos. Lo importante es que armonices la parte superior con la inferior y si creas demasiado volumen en una de las dos parecerá que tienes otra forma.

ÓVALO

¡Qué bien! Tienes un cuerpo muy sinuoso. Es cuando tus hombros, cintura y cadera son redondeados.

  • Tu objetivos es estructurarlo, crear ángulos. Busca prendas que cuelguen de los hombros.
  • Crea lineas rectas y busca telas suaves para evitar volúmenes donde no quieras.
  • Evita los detalles en la parte central del torso. Usa complementos, son tus grandes aliados.
  • Evita las telas muy rígidas, los bolsillo o los estampados espectaculares.

ROPA: Busca chaquetas tipo cardigan, sin cuello o con cuello de chal o de pico. Las blusas mejor de lineas finas y sin detalles. Las faldas cruzadas o de piezas siempre te darán mejor figura. Los pantalones mejor sin cinturón. Los vestidos con linea trapezoide te quedarán muy bien. Los abrigos con vuelo y de punto mejor. Para la ropa de baño o la ropa interior, busca prendas que tengan detalles en los hombros si puedes, siempre realzaran los ángulos.

TELAS: Elígelas tejidos suaves y amoldables, que no se ciñan al cuerpo, pero con caída y peso. Las telas más rígidas o gruesas te añadirán volumen. Lo ideal serían linos o algodones suaves, tejidos de punto, tricots finos o sedas.

ESTAMPADOS: Llévalos sutiles, evita los demasiado llamativos o los contrastes intensos. Las rayas suaves de color y muy finas, figuras simples o lunares pequeños, las cachemiras o florales abstractos también te quedarán bien. La uniformidad o sintonía de los colores serán tus aliados.

By | 2017-03-17T12:20:34+00:00 marzo 17th, 2017|ARTÍCULOS, LEYENDAS|0 Comments

About the Author:

Deja un comentario