Ví­a Mujeres TIC (que a su vez sacan la noticia de Fabulous Mag), me entero de una curiosa e interesante encuesta que han hecho en Inglaterra sobre lo que piensan las mujeres, tanto de su cuerpo como de lo que tendría que ser.

Mientras que para el ideal de las mujeres es tener una talla 38, el ideal de los hombres es una 42 (si chicas, las curvas triunfan, aunque digan o babeen por lo contrario 😉 ), mientras que la media nacional inglesa es una 46.

La encuesta como tal, nos deja otras perlas restantes como la de que los pechos es la parte del cuerpo de la que están más orgullosas/contentas (56%), que otro 56% han considerado pasar por el quirófano, que el 55% está preocupada por no ser/aparecer atractiva a su pareja, mientras que el 40% cuando se miran a un espejo se encuentran bien, que la parte del cuerpo con la que menos contentas están es con su barriga, etc..

Nada del otro mundo que no sepamos, pero que a veces viene bien recordar. De todas formas, recordad que es una simple encuesta de una revista normal inglesa, y que a las encuestas se les puede hacer decir lo que una quiere.

Y para ilustrar esta afirmación, aquí transcribo una de las más memorables escenas de la serie “Si, Ministre” (la cual ya hablamos de ella por estos lares), y de la que se puden aprender muchas cosas, aparte de asombrarnos y reirnos bastante 😉 ) Como hacer que una persona responda a lo que queramos?

Sir Humphrey explica a Bernard los peligros de una entrevista periodistica.

Sir Humphrey: Ya sabe lo que pasa, una bonita y joven periodista se dispone a entrevistarlo. Naturalmente Usted quiere causar una buena impresión; Usted no quiere parecer idiota, verdad que no?; entonces ella empieza pidiendo su opinión sobre algunas questiones: Sr. Woolley, le preocupa el índice de paro entre los jóvenes?

Bernard: Sí
Sir Humphrey: Le preocupa el aumento de la delinquencia entre los adolescentes?
Bernard: Sí
Sir Humphrey: Cree que hay una falta de disciplina en nuestras escuelas públicas?
Bernard: Sí
Sir Humphrey: Cree que los jóvenes agradecerían un poco más de disciplina y liderazgo en sus vidas?
Bernard: Sí
Sir Humphrey: Cree que responderian positivamente a los retos?
Bernard:
Sir Humphrey: Estaría Usted a favor de reintroducir el servicio militar obligatorio?
Bernard: Oh, bien… supongo que se podría hacer.
Sir Humphrey: Sí o no?
Bernard:

Sir Humphrey: Claro que lo reintroduciría, Bernard. Después de lo que ha dicho, no se puede negar. Entonces ella no mencionaría las cinco primeras preguntas y sólo publicaría la última.

Bernard: De verdad que haría esto?

Sir Humphrey: Bien, un periodista honesto no, pero no hay muchos de estos. Por otra parte, la bonita y joven periodista puede conseguir el resultado absolutamente contrario.

Bernard: Como?

Sir Humphrey: Sr. Woolley, está Usted preocupado por el peligro de la guerra?
Bernard:
Sir Humphrey: Le preocupa la carrera armamentística?
Bernard:
Sir Humphrey: Cree que es un peligro dar armas a los jóvenes y enseñarles a usarlas?
Bernard:
Sir Humphrey: Cree que es un error obligar a la gente a tomar las armas contra su propia voluntad?
Bernard:
Sir Humphrey: Se opondría Usted a la reintroducción del servicio militar obligatorio?
Bernard:

Sir Humphrey: Lo vé, Bernard? El ejemplo perfecto.